MINAS DE RIOTINTO ES UN MUNICIPIO DE LA PROVINCIA DE HUELVA SITUADO CERCA DEL NACIMIENTO DEL RÍO TINTO. EN 1873 EL CONSORCIO BRITÁNICO RIO TINTO COMPANY LIMITED ADQUIRIÓ SUS MINAS DE COBRE PARA EXPLOTARLAS DE MANERA INDUSTRIAL. SUS EMPLEADOS PASABAN EL TIEMPO LIBRE PRACTICANDO UN DEPORTE DE EQUIPO QUE CONSISTÍA EN IMPULSAR UNA PELOTA CON LOS PIES. AQUELLOS INGLESES NO ERAN CONSCIENTES DE QUE ESTABAN IMPORTANDO EL DEPORTE MÁS POPULAR DEL PLANETA.
 
 
 
TEXTO: Revista Rondo / FOTOGRAFÍA: John Pulido
 

 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
Minas de Riotinto se encuentra entre los ríos Tinto y Odiel. Mundialmente conocido por las minas de hierro, cobre y pirita, existen indicios de que algunas civilizaciones ya poblaban este lugar en la Edad del Cobre. A lo largo de los siglos, tartessos, fenicios o romanos se han beneficiado de la riqueza de sus tierras. Estos últimos serían los primeros que desarrollarían la minería en la zona, utilizando herramientas y métodos verdaderamente revolucionarios para la época, como, por ejemplo, la calcinación de minerales de baja ley para obtener el cobre. Sin embargo, con la caída del Imperio romano en el 476 d.C., todo el proceso se paralizaría durante cientos de años.
 
 
 
 
 
Según el periodista José Rúa Figueroa, en el siglo XVIII comienzan a surgir pequeñas aldeas que se sitúan junto al Filón Sur, que era como se denominaban por aquel entonces las explotaciones mineras. Al principio aquellas poblaciones dependían de Zalamea La Real, hasta que en 1841 logran convertirse en municipio. Sus edificaciones urbanas se acoplaban como podían a los desniveles del terreno, construyéndose en torno a la plaza principal. Pero las circunstancias geográficas cambiarían. La propiedad de las minas pertenecía al Estado español, que durante casi treinta años (1725-1783) se las cedería al sueco Liebert Wolters Vonsiohelm en régimen de alquiler. El nuevo panorama preindustrial presagiaba un destino que cambiaría por completo el pueblo riotinteño. 
 
 
 
 
 
Tras varios años en el dique seco, en 1873 el gobierno de la I República Española vende las minas por 92 millones de pesetas a un consorcio británico que funda la Rio Tinto Company Limited (RTCL). Esta adquisición por parte de la compañía que presidía Hugh Matheson supuso el apogeo industrial y económico de las minas, ya que incluso llegaron a extraer pequeñas cantidades de oro. Al término de su jornada laboral, los dirigentes ingleses de la empresa practicaban un deporte de equipo muy popular en el Reino Unido. Este deporte consistía en pasarse una pelota con los pies para intentar introducirla en un arco rectangular defendido por el equipo rival. En 1875 se disputa el primer partido entre ingleses y mineros y en 1878 la empresa crea el Club Inglés con el fin de practicar este deporte. De aquel club nacería el Río Tinto Foot-Ball Club.

 

 
 
 
 
La industrialización minera de la zona fue cada vez a más. A principios del siglo XX comenzó la excavación de la Corta Atalaya, que en su momento fue la explotación a cielo abierto más grande del mundo. En su inicio esta explotación fue posible gracias al hallazgo de una serie de pozos y galerías mineras que se remontaban a la época romana. El material principal que se extraía de ella era el cobre. Su imenso cráter con forma elíptica mide 1.200 metros de largo y 900 de ancho, con una profundidad de 345 metros. Incluso investigadores de la NASA se han desplazado hasta Riotinto para investigar la atalaya por sus similitudes con el paisaje lunar. La actividad del terreno cesó en 1994, año de su clausura. Desde entonces, la compañía holandesa que posee su propiedad prohíbe el acceso.
 
 
 
 
 
Los nuevos métodos mineros a cielo abierto provocaron que ya en 1874 la propia compañía planteara la necesidad de desplazar el pueblo, pues la explotación minera se lo acabaría llevando por delante. Además, la población era cada vez mayor debido a la creciente mano de obra. De esta forma, a partir del siglo XX el primitivo Riotinto, llamado popularmente 'La Mina', iría trasladándose a la zona donde se ubica actualmente. El nuevo asentamiento consistía en grupos de casas construidas por los propios mineros y distribuidas de manera dispersa. Aun así, se intentó que, como antaño, los edificios principales se levantaran en torno a la plaza principal, conocida como la Plaza del Minero.
 
 
 
 
 
Alrededor del pueblo se construyeron nuevos barrios como Alto de la Mesa, El Valle, La Atalaya o Bella Vista. Este último fue edificado por la propia Rio Tinto Company Limited para albergar a su plantilla de trabajadores. Sus casas son de estilo victoriano con algunos elementos de la arquitectura andaluza. Además, el barrio alberga una iglesia presbiteriana, un cementerio melancólico, una columna funeraria en homenaje a cinco directivos muertos en la Primera Guerra Mundial, la primera pista de tenis construida en España y La Casa Consejo, donde se llevaban a cabo las reuniones del comité directivo de la compañía y donde incluso llegó a hospedarse el rey Alfonso XIII.
 
 
 
 
 
El Río Tinto Foot-Ball Club no llegó a jugar en competición oficial. Los ingleses tampoco inscribieron el Club Inglés en el registro de Sociedades Recreativas hasta 1901. Esta es la razón por la que no consiguieron el Decanato del fútbol en España, cosa que sí haría el Huelva Recreation Club, creado por el doctor británico William Alexander Mackay en 1889 y que posteriormente pasaría a denominarse Real Club Recreativo de Huelva. Sin embargo, el 16 de agosto de 1914 se funda un club nativo del pueblo, el Balompié Río Tinto, organizado por el riotinteño José María Fontela Granado y presidido por el inglés Robert Wilson. El equipo vestía con camiseta blanca y roja y pantalones negros y debutó en un Trofeo de San Roque, lo que más tarde sería el Trofeo Minero.
 
 
 
 
 
En 1920 la población contaba con 12.000 habitantes. Entonces la Rio Tinto Company Limited organizó un torneo con el fin de evitar las huelgas y manifestaciones de los mineros. Además, la afición por el fútbol había crecido notablemente. Es más, existían más de veinte equipos distribuidos por barrios, plazas e incluso calles (Galicia FC, Europa FC, Atalaya FC…), eso sin contar los de los pueblos cercanos como Nerva o Zalamea la Real. La única condición era que cada equipo debía incluir en sus filas empleados de las minas. Nacía así la primera liga de fútbol en España. La Copa Río-Tinto, como la llamaban, se disputó entre 1921 y 1931, regida por el reglamento original y un comité inglés que determinaba que si el único conjunto británico que participaba ganaba el trofeo, se le consideraría subcampeón debido a la diferencia de nivel respecto al resto.
 
 
 
 
 
En 1931 la Rio Tinto Company Limited había construido el Campo de Fútbol El Valle con medidas reglamentarias al este de la barriada Alto de la Mesa. Apenas un año más tarde el Río Tinto FC y el Balompié Río Tinto se refundarían para unificarse en el Riotinto Balompié. Entre 1933 y 1935, este equipo disputaría los campeonatos de la Federación Oeste de Fútbol con equipos de Huelva y Extremadura, siendo subcampeón en la temporada 1933/34, solo por detrás del Recreativo de Huelva (en aquellos años llamado Onuba CF). Por entonces destacaban jugadores como el portero Manuel Valdés, quien jugaría después Atlético de Tetuán, San Fernando CD y Jerez Deportivo. Posteriormente el club se trasladaría al Estadio Municipal Cuna del Fútbol.
 
 
 
 
 
En 1954 el Riotinto Balompié fue campeón de la provincia de Huelva bajo la presidencia de José Pérez Real. En la 1956/57, con Bibiano Fernández como presidente y Mariano Barrera como entrenador, ascendieron a Tercera División por primera vez en su historia, aunque solo durarían un año en la categoría. En 1954 la Rio Tinto Company Limited había vendido sus propiedades a intereses españoles, creándose la Compañía Española de Minas de Río Tinto SA (CEMRTSA). La empresa subvencionó al club, fichó futbolistas de fuera y logró ascenderlo y aguantarlo en Tercera entre 1961 y 1968. Tras el cese de las subvenciones, el equipo volvió a descender. No volvería a Tercera hasta 1982, permaneciendo en ella dos temporadas. 
 
 
 
 
 
En agosto de 1978 el Ayuntamiento de Minas de Riotinto recuperó el antiguo Trofeo San Roque, renombrándolo como Trofeo Minero. El campeonato consistía en un cuadrangular, o triangular, según el número de equipos,  celebrado durante las fiestas patronales de San Roque. Normalmente los conjuntos que disputan este torneo son clubes onubenses de la zona como El Campillo CF, Nerva CF, Zalamea CF, Olímpica Valverdeña CF o RC Recreativo de Huelva, aunque en alguna ocasión incluso ha llegado a disputarlo equipos como el Sevilla FC
 
 
 
 
 

El 21 de noviembre de 2003 fue inaugurado un monumento dedicado a la Cuna del Fútbol Español junto al estadio del Riotinto Balompié. Esta obra, diseñada por Carlos Vázquez, se compone de tres arcos que representan la altura de la mina y está fabricado en hierro oxidado en clara referencia al cese de la actividad minera. El futbolista en acero inoxidable simboliza la vitalidad del deporte y el trozo de vía hace honor al primer ferrocarril que construido en España. El acto inaugural fue organizado por el Ayuntamiento de Minas de Riotinto y la Comisión Cuna de Fútbol Español, y al mismo acudieron el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, el de la Federación Andaluza, Eduardo Herrera, y el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez.
 
 
 
 
 

{lightgallerytype=localpath=images/02016/MULTIMEDIA/FOTORREPORTAJES/JUNIO/RIOTINTO}{/lightgallery}

 
 
 

 

 
 
 
 
Contáctanos
 
Plaza de Pilatos 5, 2º Izquierda (Sevilla, España)
Tel: (+ 34) 635 06 70 09